Páginas vistas en total

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Otros seres elementales (Parientes de los duendes)

Los menairons, llamados también manairons, minairons, diablorins y femilians, son una especie de lemmings que habitan la zona de los Pirineos. Dicen los que los han visto que son como un enjambre de moscas pero mucho más pequeños. Se les guarda encerrados en un canuto de poner agujas, y, en el canuto caben a miles.
Cuando su poseedor destapa el canuto, los minairons preguntan: "¿Qué haremos?, ¿Qué diremos?" si se duda y no se les manda un trabajo o se les da conversación o se les manda volver al canuto antes de que repitan la frase tres veces, matan el dueño. Por muy dura que sea la tarea, el ultiman en un abrir y cerrar de ojos. Dicen que las casas de los Pirineos que han prosperado más ha sido gracias a que en un momento u otro han poseído el canuto de los minairons.

Los minairons nacen de la Hierba Menaironera, llamada también hierba de San Juan ya que florece y grana la noche del Solsticio de Verano. Crece en cuevas de mucha profundidad guardadas por gigantes y dragones que sólo dejan pasar el punto de medianoche de San Juan. Algunas versiones indican que esta hierba no es otra que el helecho. No queda claro, pero, si el minairó sale de la semilla o es él mismo la semilla.
En el Pirineo hay al menos dos tarteras que son obra del trabajo descontrolado de un equipo de minairons. La historia es, más o menos, la misma. El dueño del canuto envía a alguien a buscarlo con la orden de no abrirlo. Este, vencido por la curiosidad lo abre y, al pedirle los minairons trabajo no se le ocurre otra cosa que mandar que muevan piedras. Una vez pasado el susto les manda volver al canuto, pero el trabajo ya está hecho: ha aparecido una nueva tartera! Estas canchales están en Font Pallaresa (Ras de Conques) y La Guardia de Ares (Tartera los Minairons, bosque de la Guardia).
Parece que los minairons, similares si no idénticos a los menairons, acompañaban a chollo, patriarca del Valle de Bele en el Pallars Jussà, y le proporcionaban riqueza. Cuando murió no pudo dejar a nadie y desaparecieron para siempre.
Con el nombre de mainairons son conocidos en la Ribagorza y el Pirineo aragonés y Andorra llaman manairons.
Para saber leyendas en torno a los minairons y de estas tarteras podéis ir al artículo de Pep Coll en Rodamots titulado así: Minairons

Similares a los minairons encontramos en Baleares los Diablos Boiets o Boet. Consiguen reuniendo los grandes de un helecho la noche de San Juan y metiendo en un canuto de plata. Piden empleo gritando: Trabajo, trabajo! Si no están haciendo hacen travesuras. A diferencia de los seres pirenaicos los demonios Boet de Menorca no dejan ningún trabajo terminado. Para que dejen de fastidiar se les puede encomendar que laven la piel de un cordero negro o que recen el padrenuestro al revés.
En las Pitiusas de una hierba muy pequeña que nace bajo el puente viejo del río de Santa Eulària (construido, como no!, Por el diablo), recogida por la noche (adivináis) de San Juan o de fin de año y metida dentro una botella negra aparece ... el Fameliar, enano espantoso de boca horrorosa, brazos muy largos y delgados, muy pequeño pero que se hincha en saliendo de la botella. Tiene un carácter más benevolente que los menairons o los diablos Boet. Tiene una fuerza y unos poderes descomunales y, en saliendo de la botella pide trabajo o comida. Fameliars y Barruguet son personajes muy arraigados en Ibiza, donde sólo tienen como enemigos algunos pájaros marinos y el viento de sur que les puede llevar por los aires y, ahora, quizás algún turista o neohippy despistado.
Los Martinetes son una especie de hombrecitos pequeños como entonces que, cuando pasan, parecen una llama. Hacen trabajos sorprendentes, como cambiar de lugar una montaña o desviar el curso de un río, en un abrir y cerrar de ojos. Tienen un genio terrible y para salvarse de los martinetes se puede utilizar la baba de serpiente. Dicen que se crían de las semillas de unas setas de la Cerdanya llamados martinetes. Como veis son parientes cercanos de los minairons al igual que los llamados Pequeños, también en la Cerdanya, de características muy difuminadas. Tanto unos como otros posiblemente sean los mismos minairons con nombres diferentes.
Los Nyitus, o nytus, nyitols o Nitu son imaginados como unas cucarachas, pequeños como un grano de polvo que entran por el oído de la gente hasta llegar al cerebro. No matan, sólo se comen la memoria y hacen venir muchas ganas de dormir. Por eso a quien tiene mucho sueño o mala memoria se le dice que tiene los nyitus.
Las Falugues son unos seres femeninos parecidos a los nyitus. Pequeñas como un grano de arena, viven en el mar, en las cuevas que llevan su nombre. Cuando quieren mortificar a alguien le hacen unas cosquillas que no se pueden resistir. Entran por la nariz, las orejas o los ojos, se comen el gusano de la oreja y lo dejan sordo de por vida
Las Tenes o Tunes son seres de las mismas características que los Nyitus o Falugues. Viven en la cueva de Solius en la montaña del Mont entre el Empordà y la Garrotxa
El humareda o Pep Fumero es un genio de fin de año. Tiene siete ojos, cuatro delante y tres detrás, acotando el pasado y el futuro. Baja por la chimenea y vela por la casa y su gente, misterioso benefactor vez causante de un cierto temor, sobre todo a los niños ya que es él quien explica a los Reyes como se han portado. Emparentado con Papá Noel, el Olentzero vasco o el chalana francés

Conocida en la Garrotxa, en especial en la Vall de Bianya tenemos la Pesanta, llamada también Pesadilla o Passarillo, que suele ser descrita como un gato o un perrazo negro, peludo y grandioso, más pesado que el plomo. Es invisible cuando le conviene y puede pasar por el agujero de la cerradura, pasar por debajo de las puertas y, incluso, atravesar paredes. Se pone sobre el pecho de las personas cuando duermen. oprimiendo la respiración y provocando pesadillas agitados y una fuerte sensación de ahogo. Si se puede decir "Jesús mío!" o "Madre de Dios!", huye. Todo el mundo puede recibir su visita, incluso la gente que está de paso. Basta con tirar alguna prenda de vestir de color negro hacia la ventana más cercana para que se marche de golpe
Se dice que es limpia hasta extremos enfermizos y no entrará nunca en una habitación sin hacer limpieza: por eso se deja un plato de mijo o cualquier otro cereal bajo la ventana, así la Pesanta querrá recoger el grano, pero como tiene las manos agujereadas se pasará toda la noche intentando hacerlo sin conseguirlo.
Es, ni más ni menos, la personificación de los males sonidos, aquellos que nos despiertan a media noche con esa sensación de opresión en el pecho ...
En Ibiza también viven los Crespells, seres con el cuerpo lleno de verrugas, que gruñen y sacan fuego por los ojos. Viven en la Cueva de los Crespells, salen de noche y se comen los niños pequeños. Serían una especie de asusta criaturas.

El Duende del Viento, Bofarut (demonio, el Lluçanès), Bofarull, Juan del Viento en el Ripollès o Joanet del Viento, en casi toda Catalunya es el nombre que se da a un cierto viento en muchas comarcas del noreste del principado. En el Ripollès se cree que dentro de los remolinos de este viento hay envuelto un ser pequeño, que lo gobierna y lo dirige. En el Lluçanès se cree que quien lo gobierna es un diablo.
Los Gambutzins son duendes que toman forma de pajarracos negros y no les gusta salir de día. Las noches más oscuras vuelan en grupos sobre los bosques y ciudades. Si pare bien la oreja los sentiréis respirar de manera muy ruidosa. Hay que evitarlos la noche de San Juan, pues son especialmente peligrosos. Se les llama también Gambosos y gamusinos.
La Cucala es similar al Gambutzí, pero más grande. Es parecido a un gran pajarraco negro. No se le ve pero se le puede sentir. Vapulea todo el que encuentra y su presencia trae mal agüero. La Nochebuena pierde toda su fuerza.
La (o el) Feram, que a veces se confunde con la Cucala es un ser fantástico que dicen que persigue a las mujeres solas para levantarles las faldas en las noches de San Juan y San Silvestre. Propios, tanto la Cucala y la Feram, como los Gambutzins, de la ribera del Ebro y el campo de Tarragona.
En el Alguer encontramos un ser llamado Mangarrao que vendría a ser una especie de asusta criaturas, vagamente emparentado con los duendes

El origen de esta información procede de MICAT (Pagina de Mitología Catalana)

domingo, 26 de septiembre de 2010

BUDA

Hay dos personajes que siempre me han fascinado desde niño, uno es Buda (El otro es Jesús).

Esta es la historia resumida de el príncipe Sidarta y de como llegó a ser Buda.



.- Vivió en el norte de la India en el siglo VI a.C. Su padre fue Sudodana, gobernante del reino de los Sakyas (en el actual Nepal), y su madre la reina Maya. Según la costumbre de la época se caso a los 16 años con la princesa Yasodara, con quien tuvo un hijo.
Creció en un ambiente de lujo, protegido de todos los sufrimientos por su padre el Rey. Pero cuando de joven vio por primera vez la enfermedad, la vejez y la muerte decidió hallar la causa y solución a estos males y comprendió lo que estaba destinado a hacer.
Así fue como decidió abandonar su futuro reino, su mujer y su hijo en busca de un antídoto para esos males.
Durante 6 años practicó un furioso ascetismo; tal como se lo indicaron los distintos maestros que ha su paso fue encontrando. Tan débil y esquelético llegó a estar que, según cuentan las crónicas, apenas podía sostenerse en pie con todas sus costillas cubiertas por un ligero manto de carne. Sin embargo el antídoto al sufrimiento se le hacia esquivo y no hallaba nada concluyente en su búsqueda infatigable.
Una aldeana se apiadó del esquelético asceta y le ofreció unas gotas de leche. Sidarta que ya había reflexionado sobre las consecuencias inútiles de tan extrema privación, aceptó esas pocas gotas; y con energía renovada se sentó a los pies de un árbol con la firme decisión de encontrar, de una vez por todas, la pieza que faltaba en el rompecabezas cósmico.
Así fue como se sentó a meditar Sidarta al pie del árbol (conocido desde entonces como árbol de la "Sabiduría"), a orillas del rio Neranjara, cuando contaba ya 35 años. Luego de muchos días y noches, donde fue sometido a toda clase de tentaciones y depresiones, alcanzó la iluminación y con ella la transformación. Se había sentado a meditar Sidarta; al levantarse era el Buda.
(Buda significa "iluminado" así como Cristo significa "ungido")
Posteriormente a esa experiencia crucial dudó sobre que hacer y, según la leyenda, los dioses del cielo le pidieron que no se quedara para sí esa experiencia y que la compartiera con los demás hombres.
Así fue como el Buda se encontró con los 5 ascetas que habían compartido con el parte de su búsqueda. Al principio éstos no quisieron escucharle, convencidos de que aceptar aquellas gotas de leche había sido una claudicación. Pero la serenidad y confianza del Buda se impuso y escucharon el primer sermón.
Y cuenta la leyenda que muchos espíritus invisibles oyeron también estas enseñanzas y volaron hacia todos los rincones del mundo gritando: "¡El Buda ha comenzado a enseñar que el mundo se llene de gozo!".


ESPERO QUE OS GUSTE, A mi particularmente me fascino la primera vez que la leí, hará ahora unos 40 años.

ESO SI, he de puntualizar que aunque me fascinara al igual que lo habían echo otros relatos sobre Jesús, ni uno ni otro han logrado que cambie de postura al declararme AGNÓSTICO, (NO ATEO) como se declaran otros, pues hay una diferencia entre una cosa y la otra.
LO DICHO AQUÍ OS LA DEJO Y ESPERO QUE SEA DE VUESTRO AGRADO.