Páginas vistas en total

jueves, 13 de enero de 2011

HANSEL & GRETEL. (PERDÓN) TOCA-WEPS Y SIRENUCA.

Esta es la historia o cuento de Hansel y Gretel, con los personajes cambiados. En vez de ser los hermanos alemanes, son dos "Caraduras de Facebook" a los que la gran mayoría de mis amig@s ya conocéis. A l@s que no tengáis el disgusto os diré que Toca-weps es mi "Avatar" de esos mundillos de los grupos de Facebook de los que encontrareis un enlace a la derecha ( Si aquí mismo pero a la derecha) donde pone Mis Enlaces.Y el individuo en cuestión es el de la foto del perfil de este blog, en cuanto a Sirenuca solo deciros que tambien es el "Avatar" de mi amiga Hechicera del Bosque. Y dicho y aclarados estos puntos procedo a contaros el cuento. Espero que sea de vuestro agrado.



En el bosque de “La Magia de los Bosques” y en una choza próxima al bosque vivía un cocinero llamado Manel con su duende “Abatar” Toca-Weps El hombre era muy currante. Tanto, que aún en las temporadas de bodas y comuniones no tenia tiempo ni para conectarse al Facebook. Mientras que el duende no daba palo al agua y se pasaba el día hablando con su novia por teléfono o se escapaba de sus obligaciones para ir a verla. Esta vivía al otro lado del bosque con la Hechicera del Bosque, que la había invitado a pasar unos días y la muy fresca se lo tomo al pie de la letra y llevaba ya casi un año viviendo de “Gorra”. Como Manel y Hechi no sabían que hacer con este par de “Jetas", Hablaron sobre el tema de cómo librarse de ellos. Solo hay un remedio -dijo Hechicera llorando (Pues estaba ya hasta el moño)-. Tenemos que dejarlos en el bosque, cerca del palacio del rey. Alguna persona de la corte los recogerá y cuidará". Sirenuca y Toca-Weps, que no se habían podido resistir el saber que era lo que tramaban, oyeron la conversación. Sirenuca se echó a llorar, pero Toca-Weps la consoló así: "No temas. Tengo un plan para encontrar el camino de regreso. Prefiero chinchar a la Hechi y al Manel que no a unos desconocidos".
Al día siguiente Hechicera los despertó temprano (Pues el caradura del duende se quedo en su casa a cenar y a dormir). "Tenemos que ir al bosque a buscar frutas y huevos -les dijo-; de lo contrario, no tendremos que comer, porque el jeta este se lo ha comido todo”. Toca-Weps, que había encontrado un trozo de pan duro en un rincón, se quedó un poco atrás para ir sembrando trocitos por el camino.
Cuando llegaron a un claro próximo al palacio, Hechicera les pidió a los “Caraduras”que descansaran mientras ella buscaba algo para comer. Los enamorados no tardaron en quedarse dormidos, pues habían madrugado y caminado mucho y a saber lo que habían echo por la noche, y aprovechando eso, Hechicera los dejo…
Los pobres estaban tan cansados y débiles que durmieron sin parar hasta el día siguiente, mientras los ángeles de la guarda velaban su sueño. Al despertar, lo primero que hizo Toca… fue buscar los trozos de pan para recorrer el camino de regreso; pero no pudo encontrar ni uno: los pájaros se los habían comido (Es que además de caradura era tonto). Tanto buscar y buscar se fueron alejando del claro, y por fin comprendieron que estaban perdidos del todo.
Anduvieron y anduvieron hasta que llegaron a otro claro. A que no sabéis que encontraron allí? Pues una casita toda hecha de Chocolate y caramelos. Los pobres chicos, que estaban muertos de hambre, corrieron a arrancar trozos de cerca y de persianas, pero en ese momento apareció una señora. Con una sonrisa muy amable los invitó a pasar y les ofreció una espléndida comida. Toca y Sire… comieron hasta hartarse. Luego la señora les preparó la cama y los arropó cariñosamente.
Pero esa señora que parecía tan buena era la bruja Ángela que les tenía ganas también a estos dos y que quería hacerlos trabajar. Sire tenía que cocinar y hacer toda la limpieza. Para Toca la bruja tenía otros planes: quería que tirara de su carro! Pero el enano era demasiado pequeño y debilucho para semejante tarea, así que decidió encerrarlo en una jaula hasta que creciera ( Le daba pócimas de crecimiento pero como si nada). Os imagináis que Sirenuca no podía escapar y dejar a su “Amorcito”encerrado!. Entretanto, el duende recibía tanta comida con sus pócimas de crecimiento que, aunque había sido siempre de mucha hambre (O sea de buen comer), no podía terminar todo lo que le llevaba.
Como la bruja no veía más allá de su nariz, cuando se acercaba a la jaula de Toca le pedía que sacara una pierna para saber si estaba creciendo. Toca ya se había dado cuenta de que la mujer estaba casi ciega, así que todos los días le extendía la pierna y hasta en más de una ocasión saco otra cosa que no viene ahora a cuento.(El muy degenerado).Pues eso. "Todavía estás muy pequeño -decía entonces la bruja-. Esperaré unos días más!".
Por fin, cansada de aguardar a que Toca-Weps creciera, decidió atarlo al carro de cualquier manera. Los enamorados o sea los “Caraduras” comprendieron que había llegado el momento de escapar.
Como era día de amasar pan, la bruja había ordenado a Sirenuca que calentara bien el horno. Pero la sirena había oído en alguna ocasión que las brujas se convierten en polvo cuando aspiran humo de tilo, de modo que preparó un gran fuego con esa madera. "Yo nunca he calentado un horno -dijo entonces a la bruja-. Por que no mira el fuego y me dice si esta bien?". "Sal de ahí, pedazo de tonta! -chilló la mujer-. Yo misma lo vigilaré!". Y abrió la puerta de hierro para mirar. En ese instante salió una bocanada de humo y la bruja se deshizo. Solo quedaron un puñado de polvo y un manojo de llaves. La sirena recogió las llaves y corrió a liberar a su duendecillo amado.
Antes de huir de la casa, los dos caraduras buscaron comida para el viaje. Recogieron todo lo que pudieron y huyeron rápidamente.
Tras mucho andar llegaron a un enorme lago y se sentaron tristes junto al agua, mirando la otra orilla. Estaba tan lejos!. “Quereis que os cruce?”, preguntó de pronto una voz entre los juncos. Era un enorme cisne blanco, que en un santiamén los dejó en la otra orilla. Y adivinen quien estaba buscando setas justamente en ese lugar?.¡El Manel!. Sí, el Manel que lloró de la rabia al verlos sanos y salvos. Después los corrio a “Gorrazos” Y los apedreo. Toca y Sirenuca le prometieron que cambiarían y que harían todas sus tareas, y tras agradecer al cisne su oportuna ayuda, corrieron todos a reunirse con la Hechicera (Que desde aquel día no se ha recuperado, lo esta pasando fatal).

NOTA: La bruja resucito. Y desde entonces esta en tratamiento psiquiátrico…

No hay comentarios:

Publicar un comentario