Páginas vistas en total

lunes, 19 de marzo de 2012

TOCA-WEPS Y EL ENANO SALTARÍN

Hacia un frío del “carajo” aquella noche en el bosque, pero a nuestro héroe no le importaba ni un pito. Prefería pasar frío a ser descubierto y eso que a menos de diez metros de su escondite, había una gran fogata y un enano mal-encarado que no paraba de dar saltos y vueltas alrededor de ella mientras cantaba o mejor dicho graznaba una canción.
¿ Pero que hacia allí y que era lo que pretendía espiando al enano?
Todo había comenzado unos días atrás cuando…
En el palacio del rey del país de Todo es Posible (Vecino del Bosque Mágico), en la sala del trono, todos los presentes escuchaban atentos las explicaciones que daba el jefe del gobierno Mariano Rajao.
.- No queda dinero en las arcas del estado. Decía este.- Tenemos que llenarlas como sea o no tendremos dinero para pagar la jubilación de los habitantes del reino, ni podemos tener una sanidad digna y al alcance de todos y cada vez tenemos mas paraos. (¿Porque será que a mi este cuento me suena de algo?).
Bueno sigamos con el cuento, que tiene mucho cuento la cosa…
Allí estaban todos los cortesanos miembros del gobierno y de la oposición. Y escuchaban todos como embobados lo que éste decía:
.- Tenemos que encontrar una solución como sea. Debemos de montar algún tipo de negocio que de mucho dinero. A ver si alguien tiene alguna idea, a mí ya se me han acabado todas.
Uno de los presentes propuso:
.- ¿Y si montamos una fabrica de pasteles y los vendemos a los países vecinos?
.- Pues es una magnifica idea .Comentó el rey dirigiéndose a Mariano.- Además podríamos montar una empresa de catering y vender bocadillos de chorizo, que de eso mi yerno entiende un rato. (Joer como me recuerda esto al rey de España).
.- Pues nada. Dijo Mariano Rajao.- Que traigan al molinero que hablaremos con el para que nos abastezca de harina.
Así pues trajeron al molinero a palacio y tras llegar con el a un acuerdo a Marianico se le ocurrió la pregunta del “MILLÓN”.
.- ¿Y no conocerás tu, buen molinero a alguien que sepa hacer buenos pasteles, pastas y todo tipo de repostería?.
A lo que el molinero viendo la oportunidad de hacer doble negocio respondió:
.- Pues si señor presidente, tengo a mi hija que no es por decirlo yo que hace unas tartas y repostería que ni los mismos ángeles.
.- ¿Y no tiene ninguna cualidad más?. Preguntó
.- Pues si señor. Es tan limpia y hacendosa que es capaz de convertir la paja en oro.
.- ¿De convertir la paja en oro?. Preguntó poniendo los ojos en blanco.
.- A si es.- Respondió el molinero.- De tejer la paja y convertirla en oro.
El pobre hombre hablaba metafóricamente. Pero el tonto de Mariano se lo tomo al pie de la letra y mando a buscar a la hija del molinero pensando que tenía resuelto el problema y que esa seria la solución para volver a llenar las arcas del estado.
Una vez estuvo la joven en palacio, Mariano le enseñó una habitación pequeña, de unos tres metros cuadrados con una rueca de tejer en el centro y un buen montón de paja. Y le dijo:
.- Aquí tienes esta paja para que la conviertas en oro. Mañana temprano vendré a ver si es cierto lo que afirma tu padre y si no es así pienso mandarlo castigado a la recogida de la aceituna y a la vendimia sin cobrar ni un euro y además le quitare la ayuda familiar y el paro…Y salió cerrando la puerta con un enorme candado.
Al quedar la joven allí encerrada y sin saber que hacer, se puso a llorar y a lamentar lo “Bocazas” que había sido su padre y sin saber que hacer para hacerle entender al tonto del presidente del gobierno que eso era algo imposible…
Ángelina Jolines “que así se llamaba la jovencita y que estaba como para untar pan” lloraba y lloraba, lloraba tanto que no se dio cuenta de que en la habitación tras un montón de paja había un enano (como los de Blanca Nieves) mal-encarado feo y jorobado que la observaba babeando con ojos de viejo vicioso.
.- ¿Qué te ocurre preciosa?. Preguntó.
Ella sobresaltada, pues pensaba que estaba sola en la habitación le explicó entre sollozos que debía de convertir la paja en oro antes de amanecer o si no castigarían a su padre.
.- Yo puedo ayudarte si me das a cambio algo de valor. Por ejemplo esa medallita de oro y brillantes que llevas al cuello.
.- Es que es un regalo de mi ex novio el duende Toca-Weps respondió ella.
.- Pues si no quieres desprenderte de la medalla yo no puedo ayudarte. Dijo el enano.
.- Esta bien, tómala.
.- Tu ahora descansa si quieres, que yo convertiré la paja en oro. He inmediatamente se subió a la rueca y comenzó a cumplir con lo pactado ante el asombro de la jovencita que miraba boquiabierta como de la rueca salían hilos de oro mientras entraban manojos de paja…
Al poco Ángi se quedo dormida, pues estaba cansada de tanto llorar y lamentar la mala hora en que su padre contó tal mentira solo para presumir de hija…Cuando despertó la habitación estaba llena de hilos de oro y no había ni una brizna de paja y ni rastro del enano.
Cuando al abrir la puerta el Jefe del gobierno y ver tal prodigio no se lo podía creer. Por lo cual convoco un pleno extraordinario de ministros en el que decidieron encerrar a la joven en otra habitación más grande y con mucha más paja para ver si así podía repetir su hazaña…
Encerrada en la nueva habitación Ángi no cesaba de llorar y llorar y lamentarse de nuevo. Solo pensaba en la forma de terminar con aquella pesadilla. Pensaba en el grotesco enano que le había ayudado la noche anterior a cambio de la medalla que le había regalado Toca cuando eran novios y se lamentaba de que su ex no estuviera con ella
.- Ay ¿Dónde estará Toca ahora? El sabría que hacer para librarme de este embrollo. Pero claro ya no quiere saber nada de mí desde que se enrolló con la Sirenuca y eso que a el no le gustaba nada de nada el pescado…
Tan enfrascada estaba en sus llantos y pensamientos que no se dio cuenta de que el enano de la noche anterior estaba allí de nuevo con ella.
.-Yo puedo ayudarte de nuevo. A cambio de ese anillo que llevas en el dedo. Le propuso.
La joven miró el montón enorme de paja y al enano y sin pensarlo dos veces se saco el anillo y se lo dio. Y este al igual que la noche anterior se puso a tejer la paja y convertirla en finos hilos de oro.
A la mañana siguiente cuando al abrir la puerta Mariano vio que nuevamente la paja se había convertido en oro. Pero en lugar de estar satisfecho aun deseaba más oro, por lo que le dijo a la joven.
Esta noche te llevaremos a una sala mucho mayor que esta habitación y llena de paja y será la última que convertirás en oro. Y tanto tu como tu padre tendréis un cargo político para que así el día que lo dejéis tengáis una pensión vitalicia como todos los ex políticos españoles…
Así fue. Y como cada noche la joven volvió a llorar y a lamentarse hasta que nuevamente apareció el enano de marras.
.- Esta vez no tengo nada para ofrecerte a cambio. Le comentó la joven.
.- Eso crees tu, pero tienes lo más preciado que un enano, hombre o duende pueda desear.- Dijo el tipejo.
Eres una joven muy hermosa y como no tienes nada más para ofrecerme he pensado pedirte a cambio que seas mi esposa.
.- De eso nada monada. Dijo Ángelina.
.- Pues entonces convierte tu sola la paja en oro si eres capaz.
A la joven no le seducía la idea en absoluto, pero pensó que si accedía seria por el bien de ella y de su padre. Por lo que respondió.
.- Está bien accedo pero con la condición de que me des unos meses de plazo para que me haga a la idea.
Pensó que si dejaba pasar un tiempo el enano perdería el interés por ella o que a lo mejor tenía suerte y le partía un rayo o le pasaba algo peor.
El enano sacando un contrato que llevaba ya preparado de debajo del gorro le dijo.
.- Firma este contrato en el que te comprometes a ser mi esposa en el plazo de seis meses y yo me encargare de transformar la paja en oro nuevamente.



Sin pensárselo más tiempo la joven accedió y firmo el contrato y como era de esperar el enano volvió a transformar toda la paja en oro.
Paso el tiempo establecido y ya la joven ni se acordaba del enano (Vivía como una reina cobrando un sueldo de ministro y sin hacer nada de nada). En el país se había solucionado el tema de la crisis y las arcas del estado estaban repletas y había oro de sobras para que no hubiera paro y todo el mundo cobrara la pensión de jubilación y para paliar y cubrir todos los déficit, el de sanidad incluido.
Pero cierta noche apareció el enano de nuevo ante la joven y con el contrato en la mano reclamando la deuda.
.- Por favor, yo no quiero casarme contigo.- Rogaba ésta. .- Yo no te quiero y por más que pienso en ello no me veo capaz de ser tu esposa.- Sollozaba. .- Dame algo más de tiempo ¡¡BUUUUAAAA!!.
.- Está bien.- Respondió el enano. .- ¿Si sabes cual es mi nombre no hará falta que te cases conmigo? Pero solo con la condición que sepas como me llamo, si no lo sabes en tres noches tendrás que casarte conmigo.
.- ¿Te llamas Juan?¿O José o quizás Bartolo?
.- No no y no lo sabrás jamás.- Respondió el enano dando saltos de alegría.
.- Nunca lo sabrás, por más nombres que digas. Así que volveré mañana noche para ver si lo adivinas, jijiji…
Ángelina ya no podía más, había estado diciéndole más de cincuenta nombres y el enano solo se reía y saltaba respondiendo no y no a cada uno de ellos.
Así que tomó la determinación de coger el móvil y llamar a nuestro amigo el duende Toca-Weps para pedirle ayuda.
Toca estaba “retozando” en la bañera, por llamarlo de alguna manera con su novia la Sire, cuando sonó el teléfono.
Nuestro héroe escuchó atentamente toda la historia que le contó Ángi y prometió ayudarla en lo que pudiera.
La Sire no paraba de poner la oreja para ver si se enteraba de algo (Ya sabéis que es muy celosa)
.-¿Quién es?. Le pregunto ésta.
Toca no tubo más remedio que decirle quien era y explicarle lo que le ocurría.
.- Pobrecita, tenemos que ayudarla. Yo buscare en el libro de los nombres y te haré una lista para que se la des a ella. Dijo la bobalicona de la Sirenuca. Mientras se sacudía las escamas y salía del agua para vestirse.- Tu mientras puedes ir por el bosque a preguntar si alguien sabe el nombre de ese enano saltarín.
Así lo había hecho Toca. Fue preguntando a unos y a otros, incluso pregunto a los enanos de Blanca Nieves por si alguno de ellos le conocía y sabía su nombre.
No fue hasta el tercer día en que gracias a la información del padre de la familia de Trolls que como sabéis le debía algún favor le puso sobre la pista del paradero del enano, aunque nadie sabia su verdadero nombre. Todos lo conocían como el “enano saltarín”, pero no sabían como se llamaba de verdad.
.- Se que vive en una cabaña en lo más hondo y profundo del bosque del país de Todo es Posible.- Le dijo papá Troll.
Y allí estaba nuestro héroe al principio de esta historia escondido y agazapado espiando al enano. Que no paraba de saltar y brincar alrededor de la hoguera.
Toca-Weps “agrando” sus orejas para intentar oír lo que cantaba con su voz ronca el enano mientras saltaba y daba brincos.

¡¡Yo hoy bebo vino y mañana cerveza.
que Ángelina se rompa o no la cabeza
mi nombre Rumpelstiltskin nunca adivinará
y por fin conmigo pronto se casara!!

Y así lo repetía una y otra vez.
Toca sin pensárselo llamó a Ángi y esta oyó lo que el enano estaba cantando.
Esa misma noche el enano volvió a ver a Ángi dispuesto a hacerle cumplir
el contrato, pues estaba seguro que no sabría su nombre.
.- ¿Qué ya sabes como me llamo?. Preguntó
.- Pues si. – Respondió la joven.- Tu nombre es ¡¡ RUMPELSTITSKIN !!. – Gritó con fuerza para que la oyera bien y alto.
.- “¡¡NO PUEDE SER!!” . -Gritó él, “¡No lo puedes saber! ¡Te lo ha dicho el diablo!” Y tanto y tan grande fue su enfado, que se puso todo morado y desapareció de golpe envuelto en un humo muy muy negro. Y de él nunca más se supo (Al menos por el momento).
La ex del Toca le agradeció enormemente el haberla ayudado (Que cada cual piense lo que quiera).
Y éste volvió al Bosque Mágico donde le esperaba su novia la Sirenuca para darle clases de buceo en la bañera.
Y colorín colorado esta historia se ha acabado.

viernes, 6 de enero de 2012

LECHUZA ROJA ATACA EN NOCHE BUENA

Era la noche de Navidad y Toca-Weps había salido de casa en dirección a casa de la Hechicera para reunirse con su novia y cantar villancicos y que le tocara la zambomba mientras el le tocaba a ella la pandereta. (Y no seáis mal pensad@s, que es que a Sirenuca se le daba muy bien eso de tocar la zambomba).
Iba abstraído en sus pensamientos y chorradas, cuando vio entre los árboles a una figura rechoncha que parecía esconderse para evitar el ser visto.
Esto le choco bastante al enano y decidió seguir de cerca de dicha figura. Su alma de aventurero (Recordar que su alter ego era precisamente “Lechuza Roja”) le empujaba a ello irresistiblemente.
Al llegar dicha figura o personaje enigmático a un claro del bosque, el duende pudo observar que este iba vestido de rojo y que llevaba un saco colgado a la espalda, y pensó.- Este fulano me quiere colar el cuento de que es Papa Nöel y seguro que se trata de algún mangante que se quiere apropiar de lo ajeno yendo así disfrazado.
Así que se puso el disfraz que siempre llevaba escondido en su mochila y se dispuso a seguir muy pero que muy de cerca y sin perderlo de vista para nada a dicho personaje.
Pasados unos minutos el “hombre del saco” se acerco sigilosamente a casa de la bruja Angi y tras trastear en la cerradura de la puerta entro en ella…
Toca ya no salía de su asombro. Pensaba.- Ya sabia yo que este tipo no era trigo limpio, pero voy a seguir vigilándole y si hace falta le daré un buen susto y un escarmiento.
Al poco, el personaje de rojo salio de casa de la bruja con el saco algo más abultado que al entrar en ella y tomo el camino del sendero del bosque que da justo al restaurante de Manel…
Al llegar a el abrió la puerta y entro con el saco que volvió a sacar mucho más lleno de lo que lo llevaba. .- ¡¡No hay duda!! Pensó Lechuza Roja, este payo esta limpiando todo lo que encuentra por ahí!! ¿Cuál será su próximo objetivo?...
El falso Papa Nöel se dirigió ahora a casa de Hechicera. Y nuestro héroe escondiéndose entre la maleza del bosque para no ser descubierto, le siguió de cerca…


Esta vez el tipo del traje rojo y barba blanca (eso si postiza) cambio de táctica y en lugar de entrar por la puerta se encaramo al tejado y entro por la chimenea del salón.
Lechuza roja supuso que lo hacia así porque en la habitación contigua a este había un follón de padre y muy señor nuestro y si entraba por la chimenea nadie se enteraría.
Se habían reunido en casa de Hechi un montón de amigos para pasar la Noche Buena. Entre ellos la bruja, la brujita Pili, las haditas, Carmen, el Brujo cantabro, el señor Lobo y señora con sus hijitos, los Trolls amigos y muchos mas y estaban junto al pesebre y el árbol cantando villancicos y comiendo golosinas, turrón y polvorones.
El bicho enmascarado aguardo junto a la casa para así poder sorprender al ladrón disfrazado.
Esperando estaba absorto en sus pensamientos (pensando la forma de atraparlo infraganti), cuando un grito le devolvió a la realidad.
Ese grito lo había proferido alguien que el muy bien conocía (era su novia la que había gritado, seguramente al sorprender al ladrón apropiándose de algún objeto de valor de dentro de la casa). Y sin pensárselo dos veces cogio la pala de quitar la nieve que estaba junto a la puerta y entro en la casa dándole una patada a la puerta.
Al verle entrar como un poseso y disfrazado de Lechuza Roja y con la pala en alto, todos se quedaron petrificados y él si pensarlo se lío a darle palazos al falso Papa Nöel que también estaba petrificado rodeado de todos los de la casa.
Le dio paquí, pallá, por arriba por abajo y por todos los lados hasta que al pobre Manel se le cayo la barba postiza.
Si al pobre Manel, que no era otro si no él. Habían decidido sorprender a Sirenuca al enano y los cachorros con regalos de Navidad y Manel había ido a casa de Angi y al restaurante a recogerlos y así pasándose por Papa Nöel entrar por la chimenea y sorprenderlos a todos. Pero la sorpresa fue cuando Sirenuca grito de alegría al ver a Papa Nöel y entrar acto seguido el “enano disfrazao” dando mandobles al pobre hombre.
Cuando reaccionaron todos los presentes, se lanzaron encima del enano dándole más golpes que los que el había dado a Manel si cabe. Y no se sabe como desapareció como por arte de magia, escapándose probablemente entre las piernas de todos los que pasado el momento de rabia atendían al pobre y magullado Papa Nöel.
Como era Navidad, pronto se olvidaron del asunto y aunque estaba Manel magullado, se pusieron a cantar villancicos y a seguir con la juerga. Y en ello estaban cuando apareció por allí el Toca, ya sin disfraz y como si no hubiera pasado nada.
Su novia como es medio tontita, ni se dio cuenta de que venia magullado y lleno de cardenales y el resto ni le prestaron atención…
La Sire le toco la zambomba mientras el le tocaba la pandereta (aunque algo dolorido y no lo hacia tan bien como otras veces). Pero como he dicho anteriormente no se dio cuenta de nada…
Si algunos de los presentes tenían sospechas de que Lechuza y el enano eran el mismo personaje, desecharon la idea al ver que este se lo estaba pasando bomba tocando y cantando.
Pero recordad que en el Bosque Mágico siempre hay alguien que esta al acecho, vigilante y preparado para la acción y las buenas obras. Y que además planea la sombra de una lechuza y esa sombra es la de... “LECHUZA ROJA”.